La Berlinale 2008



Filed under : Catacric

Entrega de premios en la BerlinalePara huir de los comentarios propios sobre la recientísima entrega de premios de la Berlinale, os dejamos en este espacio algunas frases de dos reconocidos críticos de cine madrileños.
Aviso a navegantes: ninguno de ellos parece ser muy de izquierdas…
Otro aviso: el cine de izquierdas no tiene por qué ser tan aburrido como el de algunas películas de Constantin Costa-Gavras.

Oti Rodríguez Marchante, en su blog del diario ABC: “Rara vez acierto en mis predicciones de los premios. Esta vez, tampoco. Oro para la brasileña Tropa de elite. Premio Especial del Jurado para la británica sobre Abu Ghraib… Se nota que quien llevaba el cotarro del jurado era el amigo Constantino. Costa Gavras sabe lo que quiere y sabe lo que premia.”
En la edición escrita, el crítico apuntilla un poco más a la siempre impagable Isabel Coixet: “También se fue como vino, y el cine español, como no llegó a venir, pues no ha sido necesario que se vaya.”

Carlos Boyero, en el diario El País, se ha ido despachando a gusto durante el Festival de Berlín. Esta misma mañana, palo a Costa Gavras (presidente del jurado), a los premiados, a todo quisque… no se salva ni dios. Algunas frases suyas: “Y visto lo visto en esta espesa y torturante Berlinale, abarrotada de cine tan pretencioso como inútil, tan grisácea como olvidable”; “El director José Padilha describe ese espanto real con vocación de documentalista, con una estética que a veces se acerca al videoclip de lujo, con capacidad para impresionar al aterrado mirón”; “También es consecuente con la concienciada mentalidad y con las adicciones temáticas de Costa Gavras que el premio del jurado le haya caído a Standard operating procedur, un documental revestido molestamente con la opulencia técnica de las superproducciones”; “Me resulta antipática, áspera, monótona, agresiva y esperpéntica Pozos de ambición, pero sería insensato no reconocer el hipnótico estilo visual y la retorcida personalidad de su creador Paul Thomas Anderson”.
Y la demoledora perla final: “Ha sido una Berlinale aburrida, lamentablemente previsible, en la tediosa linea de los últimos años. A lo peor es que el mercado del cine con inquietudes y supuestamente artístico no da para más (…) quiero pensar que se está haciendo un cine atractivo en cualquier lugar del universo, pero cada vez es más complicado encontrártelo en los festivales fatuamente convencidos de su inmensa trascendencia.”