No habrá paz para los… ¿críticos?



Como os decíamos el otro día, esto de la crítica es un género de opinión… muy variable y muy voluble.
Por eso, mientras buena parte de los críticos, entre ellos el destroyer Carlos Boyero, defendía los valores de la película No habrá paz para los malvados, de Enrique Urbizu, con José Coronado al frente, en La Vanguardia, el colega Salvador Llopart le daba un repasillo, empezando por un título teñido de ironía: Como un Torrente.
Entre otras cosas, el veterano Llopart partía de algo que nos ha pasado a muchos críticos, que en el marco de un festival de cine podemos magnificar tanto las alabanzas como las críticas.

“De San Sebastián nos llega No habrá paz para los malvados con las mejores recomendaciones. Y sin embargo uno debe sumarse a ese desagradable coro de los “no es para tanto” propio de los aguafiestas. (…) El juego que propone el filme de Urbizu (…) es de una resultona pirotecnia. Superficialmente brillante, pero sin verdadera carne dramática.”

Y Llopart seguía fuerte:

“Su punto de partida está en la versión trágica de algo que antes fue comedia: el modelo Torrente,poli español, asqueroso y abusón (…) A la película, de tono conseguido, le falta una melodía clara. Y le fallan los cimientos por exceso de personajes, meras marionetas confundidas.”

Bueno, bueno, bueno…
Pues nada, que invitaremos a Llopart a nuestra próxima reunión anual.